Inicio

Recuerda que MundoSoviet se visualiza mejor con Firefox. Te invitamos a participar en MundoSoviet, mándanos tu artículo, nosotros lo publicamos.
Felicidades a Saraperos de Saltillo, campeones de la Liga Mexicana de Beisbol. Ha muerto el "ya merito". Saraperos

Recomendado

Artículos Recomendados:
MundoSoviet usaStuff-a-Blog

Galerías

Haz clic en la imágen para ver la galería.
Museo de las momias - Guanajuato Expresión en Corto 07 - Guanajuato Expresión en Corto 08 - Guanajuato

Videos

Alex Lora del TRI de México invita a visitar MundoSoviet.com

Eventos

Drogas y adicciones, ¿qué es lo que buscas?

. domingo, 8 de febrero de 2009

El que seamos adictos no se refiere, exclusivamente, a las drogas ilegales, psicotrópicos o estupefacientes, incluso a aquellas que son administradas por médicos. Existen diversos tipos de adicciones, que van desde el sexo hasta los videojuegos, pasando por cualquier cantidad de pastillas, hongos, semillas, hierbas y otras porquerías. Seguro que has sentido esa especie de alegría que da el correr en un auto a altas velocidades… y cómo quisieras que no acabara. ¿Quieres más? Claro que sí.

Alguna vez hemos experimentado una intensa sensación, única, que quisiéramos capturar y poder disfrutar continuamente… el problema es que nos gusta tanto que abusamos de la experiencia. O por el contrario, quedamos altamente impactados y tardamos mucho en sobreponernos a la impresión. Algunas sustancias (no precisamente ilegales) y/o experiencias nos revelan emociones o habilidades reprimidas, en algunas personas estas sustancias desatan su creatividad… y a otros se les apaga el cerebro.

Pero lo interesante no es eso, porque el uso de sustancias que alteran el estado de conciencia es muy antiguo. Sin embargo, su uso estaba íntimamente ligado a la religión. En la actualidad, nuestro país sufre una intensa guerra entre cárteles de narcotraficantes por el dominio de las rutas de distribución de sus drogas. ¿Por qué tienen tanta popularidad? ¿Qué ofrecen las dichosas drogas?

Nada bueno, ya deberíamos saberlo. ¿Tengo que enlistarles las consecuencias? Bueno, sólo por no dejar: lagunas mentales (debido al daño en las células del cerebro, dependiendo del tipo de droga y la frecuencia de uso), nauseas, deshidratación, depresión, ansiedad, enojo, falta de apetito (por ende, debilidad), estados de hiperactividad… quizá alguna experiencia inusual, pero ligada a la tormentosa abstinencia, que deriva en delirio y, para disipar los efectos, hay que volver a consumir.

En fin, creo que tiene más efectos negativos, porque no siento una mejoría espiritual en nuestra sociedad, objetivo que perseguían nuestros antepasados, la comunicación con los dioses, entre otras intenciones.

Y algunos poetas y escritores utilizaron drogas, como mi muy admirado Edgar Allan Poe, de quien se dice fue adicto al ajenjo, el alcoholismo lo llevó a la tumba. En sus periodos de mayor concentración, aún hundido en el dolor de la muerte de su joven esposa, supo encausar su pasión para crear uno de los poemas más bellos que he leído: Annabel Lee.

Ahora, ¿qué es lo que hacen nuestros actuales consumidores de drogas? Nada. La destrucción de la sociedad, desde su base, la familia, no puede ser considerada una aportación. Alguien me dijo que ‘el exceso de algo, lleva a su contrario’, por tanto, una adicción destruye: por más vida, pasión o felicidad que podamos sentir al ‘probar’ droga, terminaremos por sentir lo opuesto, o en el peor de los casos, dejaremos de sentir.

¿No se supone que se consumen para sentirse bien? Luego entonces, es una contradicción. Si necesitamos de sustancias ajenas al cuerpo para lograr felicidad o sensación de bienestar, los del problema somos nosotros, que no sabemos explotar las posibilidades de nuestra mente, en pocas palabras, no nos conocemos.

Quienes buscan afuera, ya empezaron mal. Con lo agradable que es percibirlo todo con nuestros sentidos, si necesitamos más, es porque no estamos a gusto con nosotros, que no hemos podido abrir nuestra percepción, que no ponemos atención.

Qué pobres seríamos si para todo necesitamos drogas. Y con nuestras adicciones, sólo hay que cuidar que no caigan en el exceso, si no queremos sufrir.

Digo, no es malo que nos encante cierta consola y juguemos cinco horas los fines de semana, pero de eso a morir frente a un monitor… no vale la pena. Si con nuestras adicciones no creamos, no obtenemos ninguna satisfacción sana o le hacemos daño a los demás, hemos perdido. El objetivo es no perderse o, revienten, pero no en pedazos.

Para dejar esto en claro, hay adictos al cine, al fútbol, a la natación, a la música… y crean, se superan, inventan y se reinventan. Así que no creo que sea un problema canalizar nuestra pasión en algo creativo. Piénsenle, no todas las adicciones matan. ¿O qué están buscando?

3 comentarios:

caleb dijo...

Retomemos la historia de los griegos y su uso de oráculo de Delfos para cuestiones meramente adivinatorias. La pitoniza entraba en tranze por medio de los vapores que emanaban de aquel lugar. Los aztecas hacían uso del peyote también para cuestiones adivinatorias. Sin embargo, con el paso del tiempo, el folklore ha hecho de las suyas y las sociedades se han encargado de darle uso a las drogas como un medio para olvidarse por un momento de la realidad, cambiando la personalidad muchos individuos, trayendo consigo en muchas situaciónes, consecuencias que van desde la desintegración familiar hasta el problema con el cual lidia toda la sociedad que es la delincuencia.

Desgraciadamente las drogas se han convertido en un disparador para que las personas activen su parte creativa para cosas malas, para citar un ejemplo pensemos solamente en las diferentes formas de extorsión a las cuales estamos expuestos.

La lucha entre cárteles en nuestro país se ha dado gracias a lo fácil que es convertirse en narcomenudista y las entradas de dinero que esto implica.

Hace algunos días me encontré con una nota en uno de los principales diarios del país en el cual comentaban los tres intentos fallidos que a tenido la SIEDO por capturar al chapo Guzmán. En esa nota uno de los voceros de dicha Institución mencionaba que no tiene mucha importancia buscar a tan famoso personaje del narcotráfico en México debido a que el ya no se dedicaba a esto y había pasado la estafeta a otro lider.

¿Qué es lo que para algunas personas ofrecén las drogas? Para muy pocos el negocio del narcotráfico les ofrece una muy buena posición económica y poder; para otros,no tan afortunados,a parte de las consecuencias físicas y psicológicas como por ejemplo nauseas, deshidratación, depresión, ansiedad, enojo, falta de apetito, etc, les deján la desintegración familiar y la exclusión social.

El uso de las drogas en personajes públicos como lo son escritores, artistas, etc, ha influenciado negativamente a la juventud, y ha traido consigo el imitar la personalidad de dichos personas con el fin de acerce a entender la manera de pernsar de los mismos, además, en el aspecto psicológico, las drogas han ayudado a crear serios conflictos de personalidad en la juventud, ayudando a que estos individuos limiten las posibilidades de encontrarse y reencontrarse así mismos.

Desgraciadamente y debido al contexto en el cual nos encontramos, lo que se busca es tener una posición adquisitiva estable, cueste lo que cueste.

Estamos ante una situación Nihilista.O que opína usted?

Soviet dijo...

Entre los que quieren tener una posición adquisitiva estable y quienes buscan evadir la realidad a cualquier costo, sólo estamos degradando cada vez más nuestra sociedad, ya no sabemos que esperar en un futuro cercano.

Saludos Caleb, bueno verte por acá.

Regina Kuri dijo...

Lilith: buenísimooooooo..... me gustó mucho. y qué padre observación haces de que el exceso de algo lleva a su contrario...
nada más cierto que esto...!

muchas gracias por invitarme a tu blog.
nos vemos el jueves.
te dejo un beso gigante.

Publicar un comentario

Bienvenid@ a MundoSoviet. Tu opinión es muy importante para nosotros. Mantente al pendiente, pues procuramos contestar los comentarios por esta misma vía.
Gracias por comentar.

Twitter

Sígueme en Twitter
ir arriba